top of page
Magia y devoción (Post para Instagram).png

PAGANISMO EVOLUCIONISTA

LAS GUERRAS DE BRUJAS: Segunda parte

Consejos para la resolución de conflictos pagan style, o como aplicar el hashtag #alloraralalloreria en tu vida


SERIE CONSEJOS QUE NADIE ME HA PEDIDO PERO QUE AÚN ASÍ REGALO, BECAUSE PATATAS



¿Qué es una comunidad mágica? ¿Qué es una comunidad pagana? ¿Un conjunto de individuos, cada cual de su casa y con sus costumbres, que se declaran como tales y por declararse chimpún? ¿Lo que diga que es el que más grita del grupo? ¿O cómo nos ven desde fuera, la imagen qué damos, cómo avanzamos como individuos y como colectivo con fines comunes y cómo resolvemos nuestros conflictos? ¿Entendemos que son nuestros comportamientos individuales los que marcan lo que es realmente una comunidad, o creemos que es el nombre, comunidad, lo que hace nuestros comportamientos?

La abuela fuma, amigos. Personalmente (ya lo he dicho varias veces) no he conocido entorno más tóxico, ruin, confuso, vengativo y cansino que eso que se ha dado en llamar el mundo mágico en redes sociales. Además de lo obvio, que intentar convivir y progresar como persona y/o como profesional en un entorno así es un coñazo, se suma la confusión de la disonancia cognitiva de tantas personas dándose de golpes en el pecho, afirmando ser super espirituales, mientras le sacan los higadillos al prójimo a la mínima de cambio. No hay semana que no reciba un mensaje o email o lea un testimonio de una persona que se alejó de la magia por esta toxicidad y, como parte de ella, me hace sentir avergonzada, triste y furiosa. ¿Qué aporto yo a todo esto? ¿Cómo puedo mejorar, cambiar, transformar mi intervención para evitar estas cosas? No me malinterpretes, por favor, también he conocido en el mundo mágico a algunas de las personas más buenas, inspiradoras, proactivas, decididas, éticas, luchadoras e importantes de mi vida aquí, y estoy segura de que no soy la única. Pero hay muchos conflictos, muchos dramas, muchos malentendidos y, sobre todo, muchas venganzas que cargan el ambiente y que acaban haciendo perder la paciencia al más santo. Lo idea, para cualquiera, es no tener conflictos. Y, si los tienes, que pasen lo más rápido posible, con el menor revuelo posible, y con el menor daño posible para todos los implicados. Pero esto no es siempre posible. Cuando el conflicto estalla, muchas veces no reflexionamos y nos lanzamos de lleno a él, aunque no tenga nada que ver con nosotros, por muchas razones diferentes. En ocasiones, porque hacemos nuestros los roles tóxicos de lo que hablé (con mucha broma, no lo olvides, por favor) en el capítulo anterior AQUÍ. También, eso está claro, una cosa es lo que yo piense y otra lo que consigo hacer. Todos tenemos ideales de comportamiento, la persona que queremos ser, y todos acabamos reaccionando malamente antes o después. Menos el Dalai lama, que es un cachondo mental y nunca pierde el temple. Con estos consejos no pretendo ir de madre abadesa, sino contarte cuales son mis metas cuando veo un conflicto, o me veo inmersa en uno. Son metas, Creo que son deseables, porque me mejoran a mi como persona, pero porque también creo que mejoran la vida de los demás. Y, no sé tú, pero para mi que mi vida sea mejor y que la gente en general sea más feliz son cosas importantes, que bien merecen esforzarse. Así que estas son mis metas espirituales en la resolución de conflictos, y por ser capaz de seguirlas lucho, me esfuerzo y me levanto cada vez que caigo en la trampa de ser una persona reactiva y mala gente, vez tras vez.

SI VES UN CONFLICTO Cuando una persona ataca a otra en público suele ser por una de estas razones:

  1. Porque cree no puede encontrar una solución satisfactoria en el mundo físico.

  2. Porque está buscando aliados.

  3. Porque no puede lidiar con las emociones que le provoca esa persona.

  4. O porque está buscando conflicto.

A veces, intervenimos porque sentimos afinidad por una de las dos partes, generalmente tendemos a creer lo que nos cuentan, porque resuena en nosotros. Nos ponemos un poco en la piel de héroe salvador del mundo. Pero, incluso cuando se trata de un amigo, el hecho de atacar en público ya resta totalmente credibilidad a lo que está contando. ¿Por qué se hace el ataque? ¿Cuál son realmente las razones? Es muy fácil que dos personas no estén de acuerdo, especialmente en el mundo digital, pero también es muy, muy fácil malinterpretar, dejarse llevar, ser injusto, o empezar un movimiento contra una persona que no sabes dónde va a parar y qué males va a traer. Si ves un ataque contra una persona, NO INTERVENGAS. No todo tiene que solucionarse, ni siempre una parte tiene necesariamente la razón. En ocasiones se trata solo de no ser capaces de entender que no le gustamos a todo el mundo, y enfadarnos mucho porque no gustamos, porque pensamos diferente, o because patatas, y tener un tantrum en público. ¿Te disculparás también en público si al final resulta que era este caso? Pues no intervengas si no te has disculpado en el pasado.

Si se trata de un tema de salud mental, créeme, que la bola crezca y se convierta en conflicto puede ser satisfactorio a corto plazo, pero son cosas que quién las comienza las va a arrastrar el resto de su vida. Internet no es un lugar para la salud mental, y las posibilidades de que estemos siendo manipulados para vete tú a saber qué fines son muy, muy grandes. Como mucho, aconseja pedir ayuda profesional, tanto si son temas de salud mental, como si son asuntos legales. Pero piensa que ambas cosas son consejos que la persona afectada ya habrá tenido en cuenta, o sus amigos y familiares ya la habrán aconsejado. ¿De verdad tu intervención es necesaria? La no intervención suele ser la mejor política.

Solo hay una excepción a la regla de no intervención, y es cuando veas que muchas personas atacan a una sola o a un pequeño grupo mágico. En este caso, no importa realmente si tienen razón o no, ni por qué empezó el ataque. Apoyar a la víctima de un linchamiento público siempre te podrá del lado de lo correcto. Aunque la víctima esté equivocada. El linchamiento hay que pararlo, porque de muchas maneras nos salpica y nos perjudica a todos. Se trata de censurar el propio linchamiento, porque da igual que tuvieras realmente razón sobre lo que reivindicabas, no todo vale para salirte con la tuya. Los linchamientos no benefician ni a la comunidad ni a los individuos que claman justicia... A no ser que lo que busque es, precisamente, un linchamiento. Si es así ¿En qué tipo de persona te convierte querer participar en uno? ¿Se ve el punto?


En el caso de ataques producidos por asuntos de negocios, como puede ser ventas on line, existe a disposición de todos un organismo competente en Europa, conocido como "Resolución de litigios en línea (Online Dispute Resolution)

  1. "Conforme al Art. 14.1 del Reglamento (UE) 524/2013, la Comisión Europea facilita una plataforma de acceso gratuito para la resolución de conflictos online entre el CLIENTE y el PRESTADOR, sin necesidad de recurrir a los tribunales de justicia, mediante la intervención de un tercero, llamado Organismo de resolución de litigios, que actúa de intermediario entre ambos. Este organismo es neutral y dialogará con ambas partes para lograr un acuerdo, pudiendo finalmente sugerir y/o imponer una solución al conflicto. Enlace a la plataforma ODR: http://ec.europa.eu/consumers/odr/"

Tribu Mamáluna está asociado al organismo de resolución de conflictos desde su creación, y la información sobre este tema está en las políticas de la página, al pie de la web, desde entonces. Ninguna persona que tenga un emprendimiento digital serio puede pretender que no haya, antes o después, problemas, conflictos o desavenencias con los clientes. No se trata de hacer las cosas bien o mal, es que nadie es perfecto. Lo importante es buscar soluciones correctas para todos, no tener un coro de palmeros buscando que nos den la razón. Ninguno de mis clientes, desde que tengo la web, ha recurrido nunca a este organismo. Si ves un conflicto relacionado con ventas on line, comprueba que el vendedor esté adscrito y que el comprador lo haya utilizado antes de poner a caldo a nadie. Si no es así, pregúntate: ¿Por qué no lo han hecho? Algunos conflictos se producen, sencillamente, porque una de las dos partes (o las dos) se comportan como críos. Intervenir y tomar un bando en esos casos te convierte a ti inmediatamente también en uno. Si queremos seriedad, nos tenemos que comportar como adultos. Si a cada paso del camino, del crecimiento, de los malos entendidos de cada uno de nosotros, intervenimos todos, nos tratarán, y con razón, como a niños.


En ocasiones, los ataques, conflictos y continuos dramas no tienen una razón clara, pero se repiten continuamente. A finales de los años 80 y principios de los 90, estallaron las Guerras de Brujas en Norteamérica y fue espeluznante de ver. El mundo espiritual, el mundo del tarot, el mundo de las religiones y la New Age, mueve miles de millones de dólares al año, y empresas, instituciones, asociaciones quieren su parte del pastel. En particular, en el caso americano, la posible legalización de la Wicca fue la mecha que prendió una llama que casi acaba con todo. Organizaciones religiosas y empresariales se infiltraron en la comunidad para reventarla desde dentro, con mucho éxito por cierto. A eso se sumó el propio comportamiento infantil de muchos de los miembros de la comunidad, los roles tóxicos de los que hemos hablado antes... al final fue un todos contra todos que beneficiaba, precisamente, a los que querían ver el paganismo y la brujería destruida. Y casi lo consiguen. Los norteamericanos se dieron cuenta justo a tiempo, in extremis, y han aprendido a reconocer muchos de estos intereses, roles y comportamientos. No es una comunidad perfecta, pero no se andan con chiquitas a la hora de cantarle las cuarenta al que empieza con bobadas, al destructivo y al wannabe. O, sencillamente, hacen vacío total al que, de alguna manera, pone en peligro social a su comunidad. Han aprendido la lección. Por eso nos miramos en ellos tantas veces. No seamos ingenuos. Money is money. Antes o después, en los conflictos mágicos, empezarán las acusaciones de magia negra, por alguna de las partes o por ambas. Nuevamente, no intervengas. El simple hecho de acusar a otra persona de estar haciéndote magia negra habla mucho más de ti que de esa persona. Los asuntos de críos, para los críos. Es posible que el asunto esté ocurriendo realmente, pero todos tenemos recursos a mano, o la posibilidad de acceder a profesionales que tengan esos recursos. Y, si no es así y no sabes torear, Manolete, pa'qué te metes.


Todos sentimos (algunos varias veces al día XD) que estamos siendo víctimas de unas injusticias tremendas, y lo más fácil es pensar que no tenemos culpa de nada, que nos están haciendo daño a propósito, o que podremos aguantar mejor la injusticia rodeados de un coro de palmeros. Pero, lo cierto es que la mayor parte de las veces, en la vida, lo que pasa es que no encajamos con otras personas, ni con su manera de pensar o hacer las cosas, que todos estamos creciendo (o se supone), que nadie es perfecto y que buscar aliados, aunque de gustito, te deja a la altura del betún, y a tu reivindicación más olvidada que la segunda parte de lo que el viento se llevó. Y sí, es justo ahora cuando voy a hablar del ego. La mayor parte de las veces, al final, en esta vida nos vamos a tener que tragar la injusticia, porque es así como funcionan las cosas y, en muchas otras, la realidad es que no estamos dispuestos a dar los pasos necesarios para conseguir justicia. Párate a pensarlo. SI ERES EL CENTRO DE UN CONFLICTO

Entiende que, casi siempre, el 80% del problema es subterráneo. O bien te están atacando por razones muy diferentes a las que parece, o bien hay toda una corriente de mensajes privados, historias y demás mandangas detrás de la persona que te ataca. O bien quién te ataca está asumiendo uno de los roles tóxicos de la anterior entrada del blog y es una persona en crecimiento o, tal vez, cree que Ego es una marca de helados. La mayor parte de las veces, contestar ataques es darles gasolina. Si tú te estás comportando, si tienes abiertas todas las vías al diálogo y a la resolución de conflictos, si eres una persona clara con lo que haces y con lo que dices y de lo que te acusan es falso ¿para qué contestar? Si has hecho algo mal y perjudicado a alguien, la manera de que mejores, pidas disculpas y soluciones lo que se puede solucionar nunca es que te ataquen. Pero aún en el caso de que el ataque tenga una base cierta, si contestas, estás sentando un precedente. Y es que para que cualquiera consiga la mierda que se le ocurra de ti, solo tiene que atacar. Cuando se produzca un ataque, no te pongas nervioso. Lo primero que pensamos es en la vergüenza de que TODOS en internet estén viéndolo y pensando que es cierto. No te digo que no pueda pasar, con algunas personas y en algunos casos, pero créeme que el que cree lo que dicen de ti porque sí es alguien que antes o después te arrepentirías de tener en tu vida. Muchas personas que hemos sufrido acoso digital y ataques en redes sociales te contaremos lo mismo, que, pasado el tiempo, ha sido para bien. Reflexiona sobre si hay algo de verdad y, si lo hay, aprende y quiérete. Hay mucha gente inflexible en redes que no permiten ni perdonan ni una desviación de la Perfección Absoluta a nadie, porque son tan autoexigentes y tienen la autoestima tan baja que tratan a los demás como se tratan a si mismos. Ósea, mal. Sinceramente, no puedes dejar que ese tipo de personas y sus neuras controlen tu vida. Este es un camino de sanación, duro y complicado. No te lo compliques más aún. Mejora siempre si puedes, pero hazlo con Amor.


No suele ser buena idea ponerse en contacto privado con la persona que te ataca. En ocasiones los ataques provienen de gente que se ha obsesionado contigo, aunque tú no entiendas por qué, aunque te veas pequeño o irrelevante. Te atacan precisamente porque quieren ese contacto y tener la sensación de que tienen una palanca de control sobre ti. Si es necesario un contacto, hazlo a través de medios legales, como un abogado, y solo así. Generalmente no se producirá respuesta, y eso no hará probablemente que pare el ataque, pero te evitarás muchos, muchos problemas. Tampoco tomes disculpas en privado ante ataques hechos en público. Arrepentirse de atacar a una persona es normal y digno de reconocimiento, pero si la disculpa no es en público, el daño no se resuelve. No caigas en eso. Todos queremos que la violencia contra nosotros pare y es natural, pero no a cualquier precio. El autocuidado y la autovaloración son muy importantes, especialmente cuando ocurre un hecho de violencia, como es un conflicto digital. Si cedes en privado al que te daña en público, se repetirá.


Pide ayuda legal y psicológica INMEDIATAMENTE. No tengas vergüenza. Quizás el asunto quede en nada, pero no se sabe. Si tienes tus perfiles en abierto en cualquier red social, aunque no tengas un negocio, ten un fondo de previsión de entre 250 y 300€ SIEMPRE, para ayuda legal y psicológica. Si crees que no necesitas esto o que a ti nunca te pasará nada, porque estás en en rol de Los que no quieren saber nada, te aconsejo que cierres tus perfiles hoy mismo. Internet es la guerra. Si crees que esto es exagerado, cierra tus perfiles también.


Precisamente por el rol de Los que no quieren saber nada, una vez que cualquiera, por cualquier razón, verdad o mentira, con buena o mala intención, comience un conflicto contigo, tu nombre quedará bajo un halo de sospecha. A todos nos gustaría que la gente fuera más resolutiva y menos tibia en el mundo, pero no está en nuestra mano. Si bien antes te he dicho que, en general, es mejor no andar contestando a cada ataque digital, hay una serie de excepciones que es importante tener en cuenta. En algunos individuos, que no contestes les llevará a una escalada contra tu negocio, tus contactos, amigos o familiares. Sí, efectivamente, este no es un comportamiento normal, y eso ya te dice mucho sobre con quién estás tratando. Si el ataque crece, afecta a tus seguidores, seres queridos, clientes, amigos, etc, habla. Habla con tranquilidad. Habla desmontando el ataque, pero no atacando a la persona que lo ha iniciado. No caigas en descalificativos, en insultos, en rabia. Abre públicamente siempre una puerta al diálogo y a la resolución de conflictos, incluso con el más loco de los atacantes (recuerda, en privado, abogado mediante siempre). Cuando alguien te ataca on line, te está echando un pulso para conseguir que el público le de la razón, pero un adulto espiritual y competente no quiere tener la razón, porque sabe que puede haberse equivocado o no estar viendo todos los aspectos del problema: Lo que quiere es encontrar solución. Y si la otra parte, públicamente, no quiere soluciones, ahí amigo ya no hay un conflicto, hay un trastorno, y no es tu misión ir pergeñando con los trastornos de nadie. Si es necesario que hables en público sobre el tema, no te cortes. Se sincero, cuéntalo todo, lo bueno, lo malo, lo que has hecho bien, lo que has hecho mal, lo que sospechas, lo que dejas de sospechar, cómo te sientes, Te acusarán de hacer drama, de ser conflictivo, de buscar atención, de intentar dar pena. Y tú entrarás en shock, porque precisamente estabas tranquilo a tus cosas y ha sido otra persona o personas las que han armado drama, buscando atención y, muchas veces, intentado dar pena. No te preocupes, no te hagas pequeño, no mientas... No pares. No hay nada que puedas hacer para solucionar el pasado, pero el presente es para ti y el futuro lo estás construyendo en este momento. No dejes que otras personas decidan lo que haces, lo que dejas de hacer o cómo te van las cosas. Si tienes un negocio, sigue trabajando, y hazlo de corazón y bien. NUNCA DEJES QUE UN ATAQUE DIGITAL TE HAGA ABANDONAR TU NEGOCIO. Si tienes que bloquear, bloquea, no solo a atacantes, sino a quién necesites para tu salud mental. Si tienes que irte de una red, vete. Hay cientos y en todas ellas gente mágica y pagana, amable, sincera y harta de sandeces. Mantén a la gente que te sigue al día sobre lo que ocurre con frecuencia. Es normal que muchas personas se cansen del tema, pero eso tampoco es culpa tuya. Mientras sigas siendo sincero, trabajando bien, mostrándote como eres y siendo honesto, el que se quede lo hará porque realmente le gustes y comprenda. El resto, sinceramente, no te interesa.


EN CUALQUIER CASO Hay un bien en este mundo, que vigila por nosotros, nos alienta y nos quiere y está siempre para nosotros. La Diosa siempre escucha a sus hijos. Si eres una persona mágica, o pagana o politeísta, y a la primera de cambio todas tus creencias saltan por los aires, pasan a segundo plano, te comportas como un inquisidor antorcha en mano ¿De verdad eres pagano? Sólo pregunto. Porque, sinceramente, viendo muchas reacciones en internet, incluso a los conflictos más pequeños, no puedo dejar de preguntarme... ¿Dónde están tus dioses? ¿Dónde están todas esas devociones que dices que haces? ¿Cómo puedes decir que Isis, o Diana, o Brigit es tu patrona? ¿De verdad estás tú honrando su nombre? Así que siempre que haya un conflicto, piensa en ello, piensa en si quieres palmadas en el hombro digitales de desconocidos, o que Ella se sienta orgullosa de que te llames su hijo. Y, por favor, criatura ¡Haz magia! Abre caminos, bloquea enemigos, cura tu corazón, elimina energías negativas, medita, habla con el Espíritu, aléjate de lo que energéticamente te daña. Aspecta a tu diosa, no para vengarte o ser reivindicado, sino para ser más como Ella, para resolver más como Ella, para mejorar una mijina más la situación y el mundo como lo haría Ella ¡Ordena tu mundo interno! Porque, al final, lo que los demás ven realmente desde fuera, de lo que somos como individuos, colectivos, países, géneros y razas, no es más que un reflejo burdo y deformado de lo que somos por dentro. Por conseguir todo esto lucho cada día.

Todos los días lo intento.

Mucho Amor, Maeve.



226 visualizaciones0 comentarios

Comments


DSC_0045.JPG

Sobre la autora

Soror Cane

Maeve Madrigal (Soror Cane) es Sacerdotisa de la Diosa desde 2012 y ha dedicado su trayectoria profesional a la divulgación de la Antigua Religión Europea desde una perspectiva evolucionista. Sus producciones audiovisuales, artículos y entrevistas, suman millones de visualizaciones en redes sociales. Con más de 30 años de práctica esotérica a sus espaldas, enseña, guía y oficia en El Camino de Las Diosas En Servicio. Maeve pertenece al Covenant of Hekate y al Temple of Nvit-Isis, es formadora profesional en Autodefensa Psíquica, tarotista y especialista en búsqueda de Misión de Vida.

SOROR CANE NEGRO Y BLANCO REDONDO.png
bottom of page